martes, 30 de abril de 2013

Isabel Mochales Gutiérrez. La sobriedad vasca en El Puerto de Santa María.

mochales-euskadiz
Si en una entrada anterior de este blog me refería a Jesús Laiseka como personaje digno de "Las Inquietudes de Shanti Andía" de Pío Baroja, no me cabe la menor duda que Isabel Mochales Gutiérrez, nuestra vasca-gaditana de hoy, responde más a un perfil unamuniano. En Isabel son muy visibles algunos de los rasgos que caracterizaron la obra y vida de su paisano bilbaíno Miguel de Unamuno: la sobriedad y la espiritualidad, dos rasgos contundentes de su carácter que no puede ocultar. Esta salida del tobogán, en un viaje a Suecia, nos anuncia la presentación de una mujer con "temperamento".

viernes, 19 de abril de 2013

De txikiteo por San Fernando (Cádiz). La Ruta de los Güichis.


Hace unas semanas realizamos una visita cultural y gastronómica a la localidad gaditana de San Fernando. Después de una visita, tras las huellas vascas, al Panteón de Marinos Ilustres  nos dispusimos a recorrer la ruta de los güichis de la ciudad y a realizar un txikiteo en toda regla. Como sabréis los que seguís este blog, el txikiteo (ir de vinos) es una costumbre, rito o acto social vasco que sigue teniendo muchos seguidores en la actualidad. Casualmente, el txikito era el nombre que se daba, en especial en Bilbao, al vaso especial utilizado para ir de vinos, y en San Fernando se denominaba chiquita al utilizado en los güichis para beber el vino de la tierra. Tienen bastante en común.


viernes, 5 de abril de 2013

Jesús Laiseka Sagardui. El marino que se enamoró de Cádiz.

EusKádiz es un espacio físico que abarca dos territorios únicos y con grandes vínculos entre sí. Pero EusKádiz es también un territorio mágico, como el “Macondo” de García Márquez o el “Obaba” de mi paisano Bernardo Atxaga. En este espacio mágico llamado Euskádiz viven personajes aventureros, románticos, apasionados y soñadores como JESÚS LAISEKA. Este intrépido marino, que se enamoró un día de Cádiz, tiene una historia que contar. Vamos a conocerle un poquito.